Tarta Monstruo de las galletas


 

 

 

Esta semana me he sentido nostálgica. Ya os he dicho más veces que suelo buscar en internet ideas que después traslado al blog ofreciendo mi versión.

Pues bien, mientras buscaba y rebuscaba me encontré con una tarta del monstruo de las galletas y me acordé de Barrio Sésamo y de buena parte de los personajes, Coco, la rana Gustavo (ya sabéis el reportero más dicharachero)…. Y luego me puse a mirar el facebook y allí vi aquello de “Yo fuí a EGB”.

Para los que veis este blog desde otros paises os diré que eran las siglas de la Enseñanza General Básica, el plan de estudios obligatorios que existió en España hasta hace unos 20 años y que abarcaba desde los 5 hasta los 13 ó 14 años.

Pues eso, que me dio a mi por ponerme a pensar, (aaggghhh qué peligro) y pensé ¿por qué no?. ¿por qué no abro una etiqueta que se llame así y en la que incluya tartas con personajes de esos que salían en la tele cuando llegaba a casa después del cole?.

Abierta queda.

Y una novedad más. Después de hacer la tarta, grabé el primer video que incluimos (ya era hora) y Patricia, como siempre en la parte informática, le quitó el audio e incluyó la música chula que tiene. Seguro que os gusta. A nosotras nos ha encantado.

Esta entrada inaugural de la sección queda dedicada a todos aquellos que podemos decir “Yo fuí a EGB”.

 

¡¡¡¡Nos ponemos el delantal!!!

 

Ingredientes:

 

Elaboración:

 

Disponemos los ingredientes y utensilios que vayamos a necesitar para poder trabajar con todo a mano.

Dividimos el bizcocho redondo y el grande de los dos con forma de semiesfera por la mitad

Como no tengo un molde en el que poder hornear el bizcocho de semiesfera lo que hago siempre es utilizar un cuenco metálico de Ikea y luego con un aro de los que se pueden ajustar en tamaño igualo el perímetro de ambos bizcochos.

Ahora cortamos un trozo para que quede de esta manera y lo reservamos. No se tira nada, lo vamos a usar más adelante.

Separamos en un cuenco parte de la crema de mantequilla y le añadimos un poco de colorante marrón para que nos quede un tono muy, muy claro.

A continuación desmontamos los bizcochos y rellenamos cada capa con la crema de mantequilla y merengue italiano que acabamos de teñir.

¡¡Alehop!! Levantamos el bizcocho y lo colocamos sobre la parte que hemos cortado, así tendremos una base para que pueda aguantarse

Cubrimos con el resto de la crema todo menos la parte semiesférica.

Nos ha quedado una buena cantidad de crema así que vamos a teñirla de azul.

Ponemos sobre el bizcocho, un poco inclinado hacia un lado, el bizcocho pequeño que aún no habíamos utilizado, recomiendo sujetarlo con un palo de brocheta porque con el peso se puede caer y el trozo que cortamos al principio lo vamos a utilizar para poner a ambos lados como si fuesen los brazos de Triqui sujetándo bien fuerte su galleta. Le damos a todo esto una capa de crema azul.

En este punto es preferible llevarlo a la nevera una media hora para que pueda endurecer un poquito y así tomar cuerpo. Este es el momento de poner la boquilla de cesped y meter el resto de la crema en una manga pastelera.

Empezamos a cubrir de “pelo” el cuerpecillo de Triqui.

Es un poco pringosillo, la verdad.

Un poco más

Y le ponemos los chips a la galleta

Vamos a formar dos bolas bien grandes con el fondant blanco y las colocamos sobre la cabeza sujetas con palitos de brocheta. Para hacerlo un poquitín bizco colocamos dos bolitas más pequeñas sobre  las blancas pero dirigiendo su mirada a puntos diferentes.

Por último, hacemos un cordón con fondant negro que colocaremos debajo de la boca para que se vea que le está pegando un buen mordisco a la galleta.

Limpiamos un poco todo el pringue que se ha formado y …

Regalé la tarta. Me dijeron que estaba muy buena. ¿Os animáis a hacerla?.

 

 

Fuente: Cakes step by step


Deja un comentario