Bizcocho cebra

No, no. Que no nos vamos de safari, ni al zoo, ni siquiera nos acercamos al Parque de la Naturaleza de Cabárceno. Hoy nuestra entrada va a ser un bizcocho jugoso, divertido y original: el bizcocho cebra.

Hace unos días mientras veía un programa de cocina de Lorraine Pascale me llamó la atención su versión del bizcocho cebra. Ella lo llamó “tigre agazapado y cebra escondida”. Me pareció buena idea mirar por diferentes webs para ver como lo hacían otras personas y la verdad es que llegué a una conclusión: básicamente, es un bizcocho en el que se divide la masa inicial en dos partes, dejando una de vainilla y otra de cacao. A partir de aquí, cada cual con su receta.

En todas partes te dicen que es sencillísimo de hacer. Pues vale, es sencillo, pero como todo, cuando ya le has cogido el tranquillo.

Lo cierto es que sólo he visto que Lorraine Pascale haya reconocido que necesitó varios intentos hasta tener el resultado que quería.

Gracias, gracias, gracias. Los cocineros famosos también son humanos y meten la pata como el resto del personal.

Yo necesité varias pruebas hasta tener un resultado más o menos digno. Porque al principio fue un desastre, la masa del cacao me tragaba literalmente la de vainilla.

El truco, la rapidez con la que pongamos una masa sobre otra. Los primeros intentos me lo tomaba con calma, sacaba las fotos y el chocolate corría más que yo y me tapaba la masa de vainilla. Sin embargo, ahora…, esto es prueba superada.

¿Os animáis? ¿Hacemos la cebra? ¡Pues claro que sí! ¡Empezamos!

Ingredientes:

250 ml. de aceite de girasol

250 grs. de azúcar

100 ml. de leche

4 huevos (mejor a temperatura ambiente)

300 grs. de harina

1 sobre de levadura en polvo

20 grs. de cacao polvo

1 cucharadita de extracto de vainilla.

Ralladura  de mandarina.

Una pizca de sal

Precalentamos el horno a 180º C .

En un bol grande ponemos el aceite, el azúcar, la leche y los huevos y lo mezclamos con la varilla de mano.

Dividimos la mezcla en dos partes iguales, yo lo calculé con dos jarritas medidoras.

Tomamos una de ellas y le añadimos 175 grs. de la harina, sal y la mitad del sobre de levadura (yo lo tamicé) y por último el extracto de vainilla. Mezclamos a mano con una espátula hasta que quede todo bien integrado.

Cogemos la otra masa y le añadimos la harina restante (125 grs.) junto con el resto de la levadura, la sal y el cacao. Estos ingredientes también los tamicé. Mezclamos todo con la espátula y añadimos la ralladura de mandarina, que también integramos.

IMG_20151114_183332 (1)

Vertemos cada masa en una manga pastelera sin boquilla, sólo necesitaremos cortar las puntas.

Engrasamos y enharinamos un molde.

IMG_20151114_185756

IMG_20151114_190259

Ahora, con movimientos alternos ponemos primero una de las masas en el fondo del molde, de unos 8 ó 10 cms., y  a continuación, muy rápidamente la otra, y de nuevo muy rápido la masa primera, procurando poner siempre un poco menos de cantidad cada vez.

IMG_20151114_190013

IMG_20151114_190827

IMG_20151114_191530

IMG_20151114_192614

Una vez repartidas ambas masas, metemos al horno durante aproximadamente 50 minutos y comprobamos si está hecho pinchando un palillo. Si sale limpio apagamos el horno y dejamos unos minutos la puerta del horno entreabierta.

Sacar y dejar enfriar antes de desmoldar.

Como curiosidad, os diré que quedan más definidas las rayas cuando está bien frío. Yo les hago por la noche y el corte ya al día siguiente.

Para que os animéis,  deciros que está tan bueno que si probáis a hacerlo y no os sale a la primera no os preocupéis, en mi casa volaron.

Este es el resultado. Os dejo las fotos de dos bizcochos diferentes.

IMG_20151122_084211

IMG_20151122_084354 (1)IMG_20151122_084336 (1)IMG-20151119-WA0002 (3)

6 comentarios sobre “Bizcocho cebra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *